Medicamentos durante la lactancia



Medicamentos durante la lactancia

Muchas madres que deciden dar el pecho cuando tienen un hijo se enfrentan al mismo dilema; ¿medicamentos durante la lactancia?, ¿que se puede tomar?, ¿como le afectará a mi bebé?.  A veces no nos sentimos tan enfermas como para no poder aguantar sin tomar nada, así que ante el desconocimiento, esta suele se la opción que adopta la mayoría… ¿pero es necesario? En otras ocasiones realmente la madre se encuentra muy mal, y no es capaz de superarlo sin fármacos, y ahí es donde se complica la cosa.

Medicamentos durante la lactancia

La opción debería ser fácil, simplemente preguntar a tu médico si es o no viable tomar algunos medicamentos durante la lactancia, pero por desgracia no siempre es así. Aunque no es lógico, el tema de la lactancia materna está poco versado para muchos de los médicos que nos atienden, por lo tanto la postura general adoptada por estos es la de recomendar que se retire el pecho durante el tiempo que se administre la medicación. En esta decisión se demuestra el desconocimiento general en lactancia, ya que no es tan sencillo retirar el pecho sin más. En el mejor de los casos tanto el bebé (a no ser que tenga instaurada una lactancia mixta) como la madre, pasarán por una etapa de estrés, donde el niño o niña normalmente rechazará el biberón, llorará, y lo pasará bastante mal hasta que acepte (por hambre) que no hay más remedio, y una vez terminado el tratamiento volverá a mamar. Además no hay que olvidar que el dar el pecho no solo es el mero hecho de alimentar al bebé, es también consuelo y una conexión muy especial. En el peor de los casos, además de lo anterior, esta situación desembocará en un destete.

Si por un casual la madre dispone de un banco de leche materna propio, puede ser que la cosa sea un poco más fácil, porque si bien la mayoría de los bebés amamantados no aceptan el biberón de buenas a primeras aunque sea de la misma leche de siempre, es mas sencillo que se conformen con más facilidad. Pero aún así, si la idea no era destetar aún (cosa probable en bebés de menos de 6 meses), sigue presente el riesgo de destete, pues muchos niños una vez empiezan a ser alimentados con biberón, olvidan como se mama (el mecanismo para beber de un biberón es muy diferente al de mamar del pecho), y esto provoca que rechacen el pecho puesto que no son capaces de sacar la leche de este.

Por tanto, esta costumbre de muchos médicos y farmacéuticos (y prácticamente todos los prospectos) de recomendar retirar el pecho durante la medicación, se vuelve el causante de muchos sufrimientos a menudo innecesarios y el fracaso de muchas lactancias. ¿Como solucionar esto? La respuesta es e-lactancia, no dudéis en recomendarla a vuestros médicos y pediatras.

E-LACTANCIA

Existe una web creada por médicos pediatras y especialistas en lactancia materna llamada e-lactancia.org, donde muy fácilmente podemos comprobar si un medicamento es compatible con la lactancia y el nivel de riesgo que conlleva. Esta página es consultada ya por mucho del personal médico, pero desgraciadamente es muy alto el número de profesionales que aún desconoce su existencia. Es completamente fiable y está recomendada por numerosas instituciones, como APILAM (Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna), La liga de la leche de EspañaLa liga de la leche de Euskadi, Academy of Breastfeeding Medicine (EEUU), IHAN España (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia), El parto es Nuestro (España), AEBLH (Asociación Española de Bancos de Leche Humana), y unas cuantas más.

Medicamentos durante la lactancia

Utilizar e-lactancia no puede ser más sencillo. En la página principal lo primero que podemos encontrar es un campo de buscador. Solo tendrás que escribir el nombre del medicamento o su composición, y darle a buscar. Enseguida nos aparecerá una pantalla que de manera muy clara nos explicará si el medicamento tiene o no riesgo al consumirse durante la lactancia. Si el medicamento es totalmente compatible, nos aparecerá un cuadrado verde, donde dice cual es el principal componente de la medicina (en el caso que de hayamos buscado eso) y un vínculo al mismo, y si pinchamos en este, nos mostrará una descripción de los efectos de dicho componente y lo que podría provocar en nuestro bebé. Tanto si el medicamento tiene o no riesgo para la lactancia, a la derecha nos aparecerá un cuadro de alternativas para este medicamento, si existiesen, y en el caso de medicamentos con riesgo, las que podrían ser viables. Os sorprenderá la cantidad de fármacos que son compatibles con la lactancia.

Fácil, ¿verdad? En la parte de abajo del apartado de un componente, se puede encontrar una información que sospecho está mas dirigida a médicos y farmacéuticos denominada “farmacocinética”, por tanto creo que esta página bien puede considerarse orientada también a especialistas de la medicina, y no solo a madres/padres dudosas/os.

A título personal y aun a riesgo de no ser objetiva (y no lo voy a ser), he de decir que a pesar de recomendar a toda madre que se encuentre en esta situación, que inste al profesional de turno a que consulte esta página antes de recetar nada que impida amamantar, yo misma me he encontrado en la desagradable situación de comentárselo a un médico que me atendía y que no tenia mucha idea de lactancia, y esta persona respondió de una manera bastante brusca dejando más o menos claro que yo no tenía que decirle como hacer su trabajo.

Medicamentos durante la lactancia

Lo siento pero no, no todos los médicos saben de lactancia ni como actuar ante una madre que lacta, y no, este médico no sabía. Al parecer esto se debe a que (reconocido por un pediatra especialista en lactancia), al menos en el caso de los médicos de cierta edad, sus estudios apenas incluían datos sobre la lactancia mas allá de lo evidente: que es el alimento más adecuado para el bebé humano durante sus primeros meses. No conozco la causa de esto, quizás coincidiera con el “boom” del biberón y las leches maternizadas. Puede que tal vez eso frenara toda investigación acerca de la lactancia materna, centrándose en la leches artificiales… no sé realmente a que se debió, pero es así. Quizás ahora la educación de nuestros médicos incluya más formación acerca de este tema, o al menos eso espero. Tal vez algunos profesionales debieran intentar ponerse al día. Si algún médico lee este post y se siente identificado, le rogaría que se abriese a la posibilidad de no saberlo todo, y que recomiende lo mismo a sus compañeros. Consulten e-lactancia, no receten quitar el pecho sin necesidad, es peor de lo que se imaginan.

Espero que este post os haya resultado a todos de gran utilidad, y en el caso de las madres que amamantan que nos lean… ¡animo, seguid con ello! ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>